Curso de sueldos para Propiedad Horizontal

Servicios informáticos para consorcios...


Cr. Gustavo Gallego.

Cr. Gustavo Gallego.

Correo de Opinión

Este Reino es imaginario por el Cr. Gustavo Gallego

Los 5464 zombis avanzan o el regreso de los "muertos" muy vivos.

La fantasía y la realidad conviven en la vida de los consorcios.

Había una vez un Reino en el que casi todos sus habitantes vivían en casas que se apilaban, unas sobre otras, similar a los departamentos de un edificio de PH.

Como toda comunidad tenían reglas que algunos cumplían y otros no, también solían reunirse para acordar convivir en armonía pero era difícil porque los intereses y recelos particulares pesaban más que los comunes. Casi como en nuestros consorcios.

En ese Reino, los problemas de sus súbditos no le importaban demasiado al Rey, éste solo demostraba interés en cobrar los tributos para mantener su Corte.

Todo siguió así hasta el día en que al Rey no le pareció suficiente la recaudación y pidió consejo a sus amigos y a sus asesores.

Primero llegaron los amigos y se comprometieron a ayudar al Rey para aumentar la opulencia de la Corona, claro que a cambio necesitaban algunas prebendas como la de obligar a los habitantes a realizar periódicamente trabajos en sus viviendas y que solo ellos tuvieran la exclusividad.

Casi como en nuestros consorcios con la caterva de abonos mensuales.

El Rey emitió los edictos, los amigos empezaron a vivir mejor y la Corona aumentó sus ingresos.

Como vivir en las viviendas apiladas fue más caro, algunos vecinos constituyeron asociaciones y/o entidades, algunas unipersonales, con el objetivo de enfrentar los abusos reales.

Pasó el tiempo y los asesores vieron al Rey preocupado porque otra vez no aumentaban los ingresos del reino.

Para mantener su confianza y no perder el trabajo, le aconsejaron tomar el control absoluto sobre lo que hacían los habitantes en las viviendas apiladas del Reino.

Como todo servicio prestado por el Reino tendría un costo y podría aumentar los tributos, además la Corona tendría tanta información que podría compartirla con sus amigos a cambio de cierta colaboración.

Para que los súbditos no se negaran también le recomendaron crear monstruos y fantasmas que solo desaparecerían si aceptaban el control y la protección del Reino.

El monarca podría mostrarse como defensor de sus súbditos, "luchando como el Quijote contra los monstruosos molinos de viento".

Finalmente para evitar que se quejen del aumento de los tributos, el magnánimo Rey debía prometer que les devolvería algo de lo que les venía cobrando desde que favoreció a sus amigos. Aclaro que si esto sucediera en nuestros consorcios sería casualidad, porque este es un cuento de ficción.

El Rey lo formalizó y se sorprendieron porque los habitantes ni se inmutaron, todo lo contrario, se creían los fantásticos peligros reales y que ahora iban a descansar tranquilos bajo la protección real.

Los asesores se dieron cuenta que solo habían logrado mantener su trabajo y la confianza del Rey, pero nada que llenara más sus bolsillos.

Entonces se les ocurrió pedir la venia real para reflotar una vieja norma que se había derogado por protestas de los súbditos que habían sido incentivados por los que se llamaban, a sí mismos, sus representantes.

La astucia de los asesores les indicó que ahora necesitaban interesar a esos supuestos representantes que antes habían fomentado la protesta.

Este Reino es imaginario y toda semejanza con la derogada Ley 5464 es pura coincidencia, esto es así porque nuestro hombre político "nunca" tropieza dos veces con la misma piedra, o sí?

Los asesores hablaron en privado con ciertos auto-designados representantes, de principios algo maleables a cambio de un reconocimiento oficial y/o un emolumento, para conformar un nuevo Consejo de Notables y evitar nuevas rebeliones.

Los súbditos que viven en las casas apiladas, casi como nuestros departamentos, deberían pagar obligatoriamente, por orden del Rey, la dedicación y el trabajo de este nuevo Consejo.

Los asesores del Rey y sus cómplices trataron de ocultar el acuerdo pero el movimiento de las sombras delataron al renovado monstruo jurídico que obedecerá sólo a algunos viejos conocidos personajes.

Como el borrador de este cuento ya existe y su texto asusta de verdad, este EXORDIO lo escribo sólo para que, una vez que se dé a conocer, estén preparados para las intensas emociones que generará en nuestra libertad.

Esperemos que solo quede en borrador para que no suceda como en las películas de ciencia ficción en las que, con el paso del tiempo, la realidad supera la imaginación Envíe desde aqui su comentario sobre esta notaVolver al indice

Cr. Gustavo Gallego

(4/10/2018)

La Herramienta exacta y la más conveniente para difundir sus productos y servicios

La noticias minuto a minuto: Pequeñas Noticias en Twitter

Compartir:



    

 Pequeñas Noticias en las redes sociales con toda la actualidad: Twitter - Grupo de Facebook - Noticias en Facebook - Google +


[ El contenido de este sitio -escrito, fotogáfico y artístico- está protegido por las leyes vigentes de propiedad intelectual - Queda prohibida su reproducción total o parcial -por el medio que sea- sin autorización escrita de Pequeñas Noticias ]

' ' '